Translate

miércoles, 25 de julio de 2012

GABRIELA MISTRAL

















(Fragmento)

¡Oh Gabriela! de tí, maestra de la América encendida
Me viene un aire de niñez feliz
Cuando en los libros de la amada escuela
Mil y unas tantas veces te leí. Recuerdo un cardo
Que humilde crecía junto al camino
Y te refleja a ti y en ti refleja.

Estoica esclarecida, soberana de amor y de ternura,
Veo tus rudos pies corriendo presurosos
Hacia la ruda escuela de la vida:
Una mujer que sangra por la herida
Del creador...

Lea Nieves Torres

----------------------------------------


EL MEJOR POEMA DE GABRIELA MISTRAL

 AL OÍDO DEL CRISTO

A Torres-Rioseco


I
   Cristo, el de las carnes en gajos abiertas;
Cristo, el de las venas vaciadas en ríos:
estas pobres gentes del siglo están muertas
de una laxitud, de un miedo, de un frío!
   A la cabecera de sus lechos eres,
sí te tienen, forma demasiado cruenta,
sin esas blanduras que aman las mujeres
y con esas marcas de vida violenta.
   No te escupirían por creerte loco,
no fueran capaces de amarte tampoco
así, con sus ímpetus laxos y marchitos.
   Porque como, Lázaro ya hieden, ya hieden,
por no disgregarse, mejor no se mueven.
¡Ni el amor ni el odio les arrancan gritos!

II
   Aman la elegancia de gesto y color,
y en la crispadura tuya del madero,
en tu sudar sangre, tu último temblor
y el resplandor cárdeno del Calvario entero.
   Les parece que hay exageración
y plebeyo gusto; el que Tú lloraras
y tuvieras sed y tribulación,
no cuaja en sus ojos dos lágrimas claras.
   Tienen ojo opaco de infecunda yesca,
sin virtud de llanto, que limpia y refresca;
tienen una boca de suelto botón
mojada en lascivia, ni firme ni roja;
¡y como de fines de otoño, así, floja
e impura, la poma de su corazón!

III
....¡Oh Cristo! un dolor les vuelva a hacer viva
l`alma que les diste y que se ha dormido,
que se la devuelva honda y sensitiva,
casa de amargura, pasión y alarido.
   ¡Garfios, hierros, zarpas, que sus carnes hiendan
tal como se hienden quemadas gavillas;
llamas que a su gajo caduco se prendan,
llamas de suplicio: argollas, cuchillas!
   ¡Llanto, llanto de calientes raudales
renueve los ojos de turbios cristales
y les vuelva el viejo fuego del mirar!
   ¡Retóñalos desde las entrañas, Cristo!
Si ya es imposible, si Tú bien lo has visto,
si son paja de eras... ¡desciende a aventar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario